Visitante Número

29324736

Tu IP es: 54.80.10.56
Server Time: 2017-10-23 04:16:20
Monday, 21 August 2017

Caso de menor abandonada en Joya del Tejocote, revela caso de violencia intrafamiliar

Madre rogaba por ayuda, ya que su pareja era muy violento y golpeaba a ambas (madre e hija), la menor pedía que no la dejaran en casa porque su padrastro la golpeaba mucho, pero los señores del DIF, las dejaron con el violento hombre, a su merced.

 

Nicolás Romero Méx., a 21 de agosto de 2017.- El día de ayer en la noche, alrededor de las 22:30 horas, vecinos reportan a Seguridad Publica, sobre una menor abandonada en Los Lavaderos, en Joya del Tejocote, más tarde cuando arriban elementos de Seguridad Publica y entrevistan a la menor de 9 años, dijo llamarse María Angélica Martínez Ramírez  de 9 años de edad, la cual informa que su padrastro la había subido a la fuerza al auto y más tarde abandonada en el lugar mencionado. Añadiendo que ella vivía en el municipio de Atizapán de Zaragoza, sin embargo, no sabía calle ni colonia, pero insistía en que allá vivía. 

Posteriormente trasladan a la menor a C4, en espera de trabajadores del DIF Municipal de Nicolás Romero, en lo que estos empleados arribaban a las oficinas de C4, elementos de la municipal logran ganarse la confianza de la menor, la cual declara a los uniformados que su padrastro la golpeaba continuamente, para demostrarlo, mostro sus bracitos amoratados. Según versión de la menor, esa noche, habría roto por descuido un espejo, motivo que enfureció a su padrastro dando el pretexto perfecto para golpearla y sacarla de casa en el auto para posteriormente abandonarla en Joya del Tejocote, amenazándola con juntar el dinero para el espejo roto o que no volviera a casa, además de confesar que vivía en la Colonia Morelos, desconocía la calle, pero dio características de cómo llegar a su vivienda, dando como ejemplos una panadería, tiendas y fachada de su casa. Insistentemente la menor pedía no volver a casa porque su padrastro la golpearía nuevamente, pedía fuera llevada con conocidos que viven en Atizapán. 

Más tarde cuando arriban empleados del DIF, toman conocimiento de la versión de la menor, así como de los golpes. Dichos servidores públicos piden a los municipales que se trasladen a la colonia Morelos, para tratar de ubicar el domicilio de la menor y verificar la veracidad de la versión. Por las características proporcionadas, no tardaron mucho en dar con el domicilio. Al tocar sale la madre reconociendo a la menor. Su actitud era sospechosa, de nerviosismo. Empleados del DIF no lo notan y una vez confirmado el parentesco, deciden hacer entrega de la menor. Cabe destacar que el padrastro en todo momento estuvo a espaldas de la madre, atento. 

Cuando todos pretendían retirase una vez realizada su “labor”, elemento de Seguridad Publica pide que antes de la entrega de la menor, es necesario acudir a C4 para firmar ciertos papeles, a lo cual se ofrece el padrastro a presentarse para firmar los documentos o en su caso, acompañar a su pareja, el oficial responde amablemente que él no tiene parentesco de sangre con la menor, por lo que solo puede presentarse la madre. El municipal escolta a la madre de la menor y una vez dentro de la patrulla y a solas, el oficial le hace saber que está segura, si desea declarar algo, es el momento de hacerlo. La madre se suelta a llorar y declara una versión similar a la de la menor, su pareja es un hombre muy violento que golpea a amabas cada vez que quiere, sin importarle que se encontrara embarazada.  Rogaba que no dejara a la niña, porque la golpearía, que ella no importaba, pero a su hija que se la llevara, rogaba al oficial que se llevara a su hija lejos. El oficial sale de la unidad y solicita la presencia del personal del DIF, los cuales escuchan la misma versión, la madre les rogaba pidiéndoles que no dejaran a la menor,  porque su padrastro la golpearía otra vez. Añadiendo que ella era de Hidalgo y no tenía familiares cercanos para pedir ayuda. Una y otra vez pedía insistentemente que no dejaran a la menor, ella podía seguir aguantando los golpes pero la menor no. A pesar de sus ruegos, empleados del DIF solo se limitaron a ordenar que la menor se quedaran en casa y ya en la semana, analizarían el caso. 

Elementos de la municipal se sienten impotentes ante tal situación, todo porque era domingo y de madrugada, los señores del DIF se sentían cansados para dar una respuesta ante esta situación, mostrándose insensibles ante los ruegos y evidencias fiscas de los golpes presentados en ambos brazos de la menor y la madre.

Solo basta observar la mirada de tristeza y temor de la niña.