Lucrar con la naturaleza: piden millones por rellenar barrancas, luego se apropian de los nuevos asentamientos: Limites de NR con Tlazala

 

Nicolás Romero Méx., a 05 de agosto de 2019.- Durante las últimas semanas, un grupo de pobladores del paraje conocido como Palo Grande, perteneciente al Ejido Benito Juárez, ubicado en los límites de Nicolás Romero con Isidro Fabela, se encuentran bastante molestos con sus autoridades ejidales ya que han permitido un ecocidio dentro de su comunidad, además de lucrar con los montes del paraje recibiendo jugosas cantidades de dinero por otorgar permisos a la empresa encargada de construir la autopista Atizapán – Atlacomulco.
De acuerdo a vale de salida con folio 126094 y 126095 del año 2012, fueron entregados 4180 y 1820, respectivamente, arboles Encino – Quercus y Cedro blanco – Cupressus Lindleyii para reforestar en el paraje Palo Grande, un año después, con el folio 135047 tres mil árboles más de Cedro blanco – Cupressus Lindleyii fueron entregados para continuar con la reforestación en el poblado, concretamente en barrancas de la localidad. Todos los documentos membretados por PROBOSQUE y el Gobierno del Estado, fueron avalados por la asamblea ejidal de ese periodo, confirmando la reforestación de la zona señalada en los croquis de los vales de salida para la entrega de árboles.
Años después, muy cerca de esta localidad, se inician los trabajos para construir la autopista Atizapán – Atlacomulco, pero la empresa encargada del proyecto, se acerca a las nuevas autoridades municipales para ofrecer una regalía por dejarlos rellenar algunas barrancas con toda la tierra sobrante de la nueva autopista. Dicha regalía consistía en construir una carretera de asfalto de 1.5 kilómetros que uniera Palo Grande con Cañada de Onofre, sin embargo, aquí sale a relucir el nombre del Ejidatario Manuel Montiel Millán el cual a partir de ese momento se vuelve el único contacto con la constructora para ver todo lo relacionado a permisos sobre el ejido.

Meses después, pobladores se percatan de la entrada masiva de camiones volteo tipo torton, los cuales empezaban a dejar toneladas de tierra para rellenar ciertas barrancas del paraje: concretamente tres en especial. Precisamente las barrancas que años atrás habían sido reforestadas y los arbolitos ya tenían un tamaño considerable.
Pasado el tiempo, el señor Montiel Millán, mediante asamblea y a solicitud de los ejidatarios, empieza a dar explicaciones sobre lo que estaba ocurriendo, aceptando haber recibido la cantidad de 800 mil pesos para otorgar los permisos para el relleno de barrancas, sin embargo, después de meses de conflicto entre los ejidatarios, este informa que solo fueron 190 mil pesos los recibidos y empieza a repartir el dinero entre los inconformes, dándoles 9 mil pesos. Entre las pláticas de ejidatarios, salió a relucir que el señor Manuel Montiel Millán, negocio la cantidad de 7 pesos por metro cubico de tierra arrojada en los barrancos. Algunos ejidatarios han contabilizado hasta 40 camiones ingresando por día rellenando barrancas con hasta 25 metros de profundidad. Que de acuerdo a sus estimaciones, se estaría hablando de al menos 13 millones de pesos por otorgar el permiso a la constructora para dejar en sus barrancas toda la tierra que no le sirve a la autopista. No obstante, que después del daño hecho, debido a los rellenos de las barrancas, nacieron nuevos asentamientos de varias hectáreas las cuales deberían ser de uso común ya que eran barrancas, pero ahora, al ser terrenos planos, este mismo señor apoyado por el actual comisario y el ex comisario, planean quedarse con estas nuevas extensiones de terrenos planos.
Pobladores de la localidad para evitar que dichas autoridades se apropien de estas tierras, organizaron una reforestación en la zona, la cual se llevó a cabo en una primera etapa el día 28 de julio sembrando 300 árboles, y al iniciar la segunda etapa el día 4 de agosto, la meta era sembrar 900 árboles sin embargo se percataron que los arbolitos sembrados la semana anterior, fueron arrancados por sujetos hasta el momento desconocidos.
Para evitar otro atentado como el que han sufrido, prefieren no sembrar estos últimos 900 árboles pero van a iniciar sus respectivas denuncias para evitar que sigan cometiendo abusos por parte de sus autoridades ejidales al lucrar con sus montes realizando millonarios acuerdos con las constructoras de la autopista.

Comparte con tus amigos
¿Necesitas ayuda? Chat with us
error: Ayuda a mantener la página en servicio y no robes el contenido, mejor compártelo!!!
Ayuda a mantener la página en servicio y no robes el contenido, mejor compártelo.